América del Sur: Historia de la vestimenta

Mujer brasileña nativa

El vasto continente sudamericano es un estudio en extremos geográficos, incluida la cuenca del Amazonas, la selva tropical más grande del mundo; los Andes, la segunda cadena montañosa más alta del mundo; y los desiertos costeros de Perú y el norte de Chile, que se encuentran entre las zonas más secas del mundo. La ecología de estas regiones (y áreas como la cálida y húmeda costa atlántica y la fría y húmeda Patagonia) naturalmente influyó en la vestimenta de los aborígenes sudamericanos. La vestimenta incluye ropa, calzado, peinados y tocados, joyas y otros adornos corporales (por ejemplo, perforaciones, tatuajes y pintura).



Cuenca Amazónica y Costas

Los europeos que desembarcaron en la costa de lo que hoy es Brasil a principios del siglo XVI se encontraron con grupos como los tupinambás, que usaban tocados con plumas, y los primeros dibujos de nativos con plumas se convirtieron en la abreviatura de los nativos americanos. La mayoría de los grupos amazónicos todavía usan tocados de plumas con plumas o puercoespín para uso diario o de fiesta. La ropa suele ser mínima, no más que un cordón para el pene para los hombres y un encubrir (Tanga) para mujeres, junto con pintura corporal o tatuajes, y / o tapones para los oídos o aretes, collares de cuentas, fibras, huesos de animales o dientes, bandoleras, brazaletes, bandas para las piernas y brazaletes, adornos para la nariz y los labios y el cabello, y infinita variedad de ornamentación-y, entre los machos Kayapó y Botocudo de Brasil, ternbeiteras , grandes discos circulares de madera insertados en el labio inferior.



Artículos relacionados Amazónicos nativos

Nativos Nativos Guamakes, Perú c.1913





Grupos como los Cofáns colombianos y ecuatorianos, los Záparos ecuatorianos y los Shuar y Achuars ecuatorianos y peruanos alguna vez vistieron túnicas de tela de corteza, faldas cruzadas o (para las mujeres) vestidos atados sobre un hombro. Los machos Cofán ahora usan túnicas hasta la rodilla de tela de algodón comercial.

Entre los grupos de la Amazonía occidental como los Cashinahuas (Dwyer, 1975) y Shipibos en Perú, y los Kamsás en Colombia, se usa ropa de algodón tejida en telar, generalmente túnicas largas (a menudo llamadas kushma ) para hombres y faldas tubulares para mujeres. Sin embargo, tanto hombres como mujeres Ashaninkas (Campas) y Matsigenkas (Machiguengas) usan túnicas.



Los hombres entre los Shuar y Achuar de Perú y Ecuador usan una falda envolvente de algodón tejido, mientras que las mujeres usan una envoltura corporal que se ata sobre un hombro. La envoltura masculina a veces se ata con un cinturón tejido con tramas colgantes de cabello humano (Bianchi et al. 1982). Las tribus contactadas en la Amazonia pueden optar por usar vestimenta tradicional a veces y vestimenta euroamericana cuando visitan ciudades o si han sido cristianizadas.

Grupos como los Onas, ahora culturalmente extintos, de Tierra del Fuego, el frío extremo sur de América del Sur cerca de la Antártida, no tenían tejido, pero vestían túnicas de piel, sombreros y mocasines.



Los países andinos

Bailarines tradicionales ecuatorianos

Bailarines tradicionales ecuatorianos



altura promedio para un niño de 14 años

Los países que una vez constituyeron el Imperio Inca (gran parte de Ecuador, Perú, Bolivia, Chile y parte del norte de Argentina) son importantes por varias razones. La primera es que los desiertos de la costa del Pacífico han dado lugar a la preservación de material orgánico, incluidos paquetes de momias con cadáveres completamente vestidos. Otros artefactos arqueológicos, como la cerámica realista que retrata a humanos vestidos, combinados con los de los conquistadores españoles y otros relatos históricos nos permiten reconstruir la vestimenta de los pueblos antiguos. Es posible generalizar sobre la miríada de estilos de vestimenta de las tierras altas y costeras locales e históricas, a los que se puede hacer referencia en general como andinos. Primero, las principales fibras, tintes y muchas características técnicas de la vestimenta posterior estaban en uso en la Era Común. Las fibras, hiladas a mano y tejidas a mano en simples telares de varilla o armazón, incluían algodón del Nuevo Mundo y camélidos (llama, alpaca, vicuña y wanaku). Se usaron innumerables tintes con gran efecto, incluidos Relbunium y cochinilla (rojo a púrpura), índigo (azul a negro) y varias plantas que dieron amarillo. Las prendas para los ricos o de alto rango a menudo se adornaban con bordados, plumas, cuentas y discos de oro o plata. En segundo lugar, las prendas prehispánicas eran variaciones del cuadrado o del rectángulo, y se tejían a medida utilizando prácticamente todas las técnicas conocidas por los tejedores euroamericanos modernos. Las joyas variaban según el sexo, la edad y el rango.

En tercer lugar, los textiles tenían cuatro orillos, lo que significa que los cuatro bordes se terminaron antes de que la pieza saliera del telar. Es raro encontrar una prenda andina prehispánica cortada; la sastrería llegó con los españoles. Cuarto, la ropa era muy valorada y se intercambiaba o sacrificaba en los principales eventos del ciclo de vida y en los rituales religiosos. La vestimenta tenía un gran peso simbólico e indicaba edad, género, estado civil, rango social, político, religioso, económico y etnia.

La Costa Peruana

En la época de la cultura Paracas (c. 600-175 a. C.) en la costa sur de Perú, la vestimenta ritual masculina consistía en prendas típicas de la costa hasta la conquista española en 1532: diadema o turbante, túnica hasta la cintura ( a veces con mangas cortas adjuntas) o tabardo, taparrabos o falda envolvente, manto y, a veces, sandalias y una pequeña bolsa, que generalmente se usa para guardar hojas de coca. El vestido de Paracas era consistente en términos de tamaño, forma y patrón, pero variado en términos de decoración. Muchas prendas de Paracas, por ejemplo, estaban elaboradamente bordadas y muchas prendas tenían flecos, lengüetas o ribetes (Paul 1990).

Nativo peruano

Nativo peruano c. Siglo 19

Las túnicas y tabardos masculinos costeros tenían urdimbres verticales y aberturas para el cuello, mientras que las túnicas de las mujeres se usaban con la urdimbre horizontal, con puntadas en los hombros y una abertura del cuello horizontal (Rowe y Cohen 2002, p. 114). Las mujeres también llevaban manto. Las prendas masculinas de la cultura chimú (c. 850-1532 d.C.) de la costa norte a veces se tejían en conjuntos combinados con estructuras y motivos de tejido idénticos en la túnica, el taparrabos y el turbante (Rowe 1984, p. 28).

Para todas las culturas costeras, las joyas diferían por género y rango y podían incluir collares, pectorales, brazaletes, coronas, narigueras y tapones para los oídos de cobre, plata, oro, concha de Spondylus, turquesa, plumas y combinaciones de estos materiales, incluido el Magníficas joyas excavadas en las tumbas reales de Sipán de la cultura Moche (c. 100-700 d. C.).

Vestido Inca

Antes de la llegada de los españoles, los incas, extendiéndose desde su centro en Cuzco, Perú, entre c. 1300 y 1532, reinó sobre un vasto imperio. El mandato de que los grupos conquistados mantuvieran su vestimenta, tocado y peinado tradicionales permitió a los incas identificarlos y controlarlos.

Textiles tradicionales incas

Tejiendo textiles incas tradicionales

La vestimenta de las tierras altas se diferenciaba de la de la costa. Las prendas se tejían generalmente con pelo de camélido a causa del frío. Las prendas incas tenían un borde bordado distintivo que combinaba puntada de bucle de punto cruzado y sobrehilado, con ribetes de borde a rayas en textiles más finos (llamados qumpi , a menudo tapiz de dos caras) y encuadernaciones sólidas sobre otras más sencillas ( awasqa ) (Rowe 1995-1996, pág.6). La ropa era importante, incluso sagrada, para los incas, que quemaban ropa fina como sacrificio al sol (Murra 1989 [1962]).

Las mujeres incas usaban una envoltura para el cuerpo cuadrada o rectangular hasta los tobillos llamada aksu en la parte sur del imperio y mi hijo en el norte. Se envolvió debajo de los brazos, luego se levantó y se sujetó sobre cada hombro con un vacío , un alfiler de madera, hueso, cobre o, para mujeres de mayor estatus, plata u oro. La tupus estaban conectados con un cordón con colgantes de concha de Spondylus. A chumpia , o cinturón ancho con patrón tejido, sostenía el aksu cerrado por la cintura.

Luego vino un lliklla , un manto, cerrado con otro alfiler ( t'ipki; más tarde también llamado vacío ), y un Instalar en pc , una bolsita para hojas de coca. Algunas mujeres usaban diademas conocidas por wincha , su nombre en español, y algunas mujeres de clase alta usaban ñañaqas , un tipo de paño para la cabeza (Rowe 1995-1996).

Las prendas masculinas incluían el unku , una túnica hasta la rodilla, sin mangas y en forma de saco, una yakolla , un manto, un después (taparrabos), ch'uspa (bolsa de hoja de coca), y un acerca de (envoltura de la cabeza). Los nobles incas vestían oro grande por lo menos , tapones para los oídos que dilataban sus lóbulos inferiores, inspirando a los españoles a llamarlos orejones (orejas grandes). Ambos sexos vestían créame , sandalias de cuero o fibras vegetales (Rowe 1995-1996).

Las jefaturas de habla aymara del altiplano peruano y boliviano merecen mención, ya que su región era conocida por sus extensos rebaños de camélidos y sus finos textiles (Adelson y Tracht 1983). Algunas prendas de estilo prehispánico todavía son usadas tanto por quechuas como aymaras como cinturones, mantos, túnicas, ch'uspas , y eje , pero para las mujeres aymaras del altiplano, la emblemática falda fruncida, blusa entallada, chal y bombín son más recientes.

La conquista española

mujer hilando lana

Hilado de lana de oveja

Los españoles introdujeron nuevas herramientas para la producción de tejidos (telares de pedal, cardadores, ruedecillas), nuevas fibras (lana de oveja y seda) y nuevas modas. Poco después de la conquista, los nativos masculinos de la clase alta vestían combinaciones de ropa inca y española: un inca unku con calzones, medias, zapatos y sombrero españoles (Guaman Poma). Los españoles primero insistieron en que los nativos usaran su propia vestimenta, pero después de las grandes rebeliones indígenas de la década de 1780, el gobierno de Perú prohibió el uso de la diadema, túnica, manto y otras insignias de los incas, incluidas las joyas grabadas con la imagen de el Inca, o el sol. Buen Inca qumpi unku sin embargo, continuó fabricándose y usándose hasta bien entrado el período colonial (Pillsbury 2002).

Aunque antes de la conquista española se usaban prendas tipo poncho, la mayoría de los hombres usaban túnicas cosidas a los lados. La primera referencia al poncho de lados abiertos con ese nombre provino de una descripción de 1629 de los mapuches (araucanos) de Chile (Montell 1929, p. 239).

Ropa Indígena Andina Contemporánea

La vestimenta tradicional andina de principios del siglo XXI es una mezcla de estilos coloniales prehispánicos y españoles. La vestimenta todavía indica la etnia, y en Perú el uso de la chullu (gorro de punto con orejeras) de hombres y montar (Sombrero español de ala plana) por mujeres denota identidad indígena, con variaciones en los sombreros que indican la comunidad del usuario. En Bolivia y Ecuador, una variedad de sombreros indican la etnia y entre tres grupos ecuatorianos (los Saraguros, Cañars y Otavalos) y uno boliviano (los Tarabucos), un marcador étnico para los hombres es el cabello largo en una trenza. Los Tarabucos también son conocidos por su exclusivo sombrero con forma de casco (Meisch 1986).

Ecuador Contemporáneo

Mujeres ecuatorianas contemporáneas

En varias comunidades, por ejemplo Q'ero en Perú (Rowe y Cohen 2002), Chipayas en Bolivia y Saraguros en Ecuador (Meisch 1980-1981), los hombres todavía usan versiones de la túnica Inca, mientras que las mujeres de Otavalo, Ecuador, use un vestido que sea lo más parecido en forma al vestido de las mujeres incas usado en cualquier lugar de los Andes (Meisch 1987, p. 118). En todo el norte de Ecuador, las mujeres indígenas de muchos grupos étnicos todavía usan el mi hijo , ahora una falda cruzada, cinturón tejido a mano, lliklla , a veces un vacío y sombrero distintivo, mientras que los machos usan ponchos y sombreros de fieltro.

cuántos vatios consume una casa promedio

En la región de Cuzco, Perú, los hombres usan el chullu , el poncho y, a veces, los pantalones de lana tejidos a mano, o el vestido estilo euroamericano, mientras que las mujeres son más conservadoras y usan chaquetas cortas y, a veces, chalecos sobre blusas y suéteres fabricados, y pollera con llikllas , faldas con cinturones tejidos a mano cerrados con un vacío , o imperdible. En muchas comunidades, las mujeres todavía se enorgullecen de su habilidad para tejer telas finas usando tecnología prehispánica.

En la región de Ausangate al sur de Cuzco, diferencias tan pequeñas en la vestimenta de las mujeres como el largo de sus pollera y la presencia de flecos en sus montado indica residencia (Heckman 2003, págs. 83-84).

En la región de Corporaque (sur de Perú), la vestimenta de las mujeres (chalecos, sombreros, faldas fruncidas), si bien tiene una forma bastante europea, excepto por sus ropas de carga, está elaboradamente bordada a máquina en pequeños talleres (Femenias 1980, p. 1). Aunque la tecnología es europea, la importancia de la vestimenta como marcador étnico es andina. A lo largo de los Andes bolivianos, peruanos y ecuatorianos, muchos indígenas visten créame , sandalias hechas con llantas de camión, pero en el norte de Ecuador, alpargatas , se usan sandalias de algodón hechas a mano.

Aunque Colombia tiene una pequeña población indígena, los grupos en dos regiones importantes de las tierras altas mantienen estilos de vestimenta distintivos. Los Kogis (Cágabas) e Incas de la Sierra Nevada de Santa Marta en la costa atlántica usan túnicas largas de algodón con cinturón sobre pantalones ajustados, y un pequeño sombrero redondo, de algodón y puntiagudo para el primero, fibra de punta plana o algodón para el último. Los hombres también llevan un mochilas , una bolsa de algodón para sus hojas de coca y calabaza de lima. Las mujeres visten una prenda que se asemeja a la aksu , que se envuelve alrededor del cuerpo, se ata sobre un hombro y se abrocha a la cintura con un cinturón.

Después de la conquista española, los Páezes del suroeste de Colombia desarrollaron un vestido único, abandonando simples envolturas de algodón. Las características más distintivas de la vestimenta masculina son una prenda corta de lana similar a un poncho y una falda cruzada de lana. A lo largo de los Andes, los niños usualmente usan una falda cruzada hasta que aprenden a usar el baño; luego visten trajes tradicionales como los adultos. Los nativos continúan usando la vestimenta indígena para definirse a sí mismos como comunidades étnicas y para combinar tecnologías prehispánicas y europeas en la fabricación de su ropa.

Ver también Cover-Sex; Llano; Turbante.

Bibliografía

Adelson, Laurie y Arthur Tracht. Tejidos aymaras: Textiles ceremoniales de la Bolivia colonial y del siglo XIX. Washington, D.C .: Institución Smithsonian, 1983.

Bianchi César y col. Artesanías y Técnicas Shuar. Quito: Ediciones Mundo Shuar, 1982.

Dwyer, Jane Powell, ed. El Cashinahua del oriente peruano . Providence, Rhode Island: Museo de Antropología de Haffenreffer, Universidad de Brown, 1975.

Femenias, Blenda, with Mary Guaman. El Primer nueva corónica y buen gobierno , 3 vols. Del original El Primer corónica y buen gobierno by Felipe Poma de Ayala (1615). Jaime L. Urioste, trans., John Murra and Rolena Adorno, eds. Mexico City: Siglo Veintiuno, 1980.

Heckman, Andrea. Historias tejidas: Textiles y rituales andinos. Albuquerque: Prensa de la Universidad de Nuevo México, 2003.

Meisch, Lynn. 'Vestuario y Tejido en Saraguro, Ecuador'. La Revista del Museo Textil 19/20 (1980-1981): 55-64.

--. Otavalo: Tejido, Vestuario y Mercado. Quito: Libri Mundi, 1987.

-. 'Tejiendo Estilos en Tarabuco, Bolivia'. En La Conferencia de Junius B. Bird sobre Textiles Andinos . Editado por Ann Pollard Rowe, 243-274. Washington, D.C .: El Museo Textil, 1986.

Montell, Gösta. Vestimenta y ornamento en el Perú antiguo: estudios arqueológicos e históricos. Gotemburgo, Suecia: Elanders Boktryckeri Aktiebolag, 1929.

Murra, John. 'Tela y su función en el estado Inca.' En Tela y experiencia humana , editado por Annette B. Weiner y J. Schneider, 275-302. Washington, D.C. y Londres: Smithsonian Institution Press 1989 [1962].

Paul, Anne. Atuendo ritual de Paracas: Símbolos de autoridad en el Perú antiguo. Norman y Londres: University of Oklahoma Press, 1990.

Pillsbury, Joanne. 'Inka Unku: Estrategia y Diseño en el Perú Colonial'. El Museo de Arte de Cleveland. Estudios de Cleveland en la historia del arte 7(2002): 68-103.

Rowe, Ann Pollard. Vestuario y Pluma de los Señores de Chimor: Textiles de la Costa Norte del Perú. Washington, D.C .: El Museo Textil, 1984.

¿Cómo se ve un anillo de pureza?

-. 'Tejido y Vestuario Inca'. La Revista del Museo Textil 34/35 (1995-1996): 4-53.

Rowe, Ann Pollard y John Cohen. Hilos ocultos del Perú: Q'ero Textiles . Londres y Washington, D.C .: Merrell Publishers y The Textile Museum, 2002.

Vanstan, Ina. Textiles de debajo del templo de Pachacamac, Perú. Filadelfia: Museo de la Universidad, Universidad de Pensilvania, 1967.